Sobre Mí

Posted on by

 

 

 

A continuación, compartiré con ustedes breves pasajes de mi vida, relacionadas con la Etiqueta social.

Siempre quise estudiar Ciencias Políticas, en especial la carrera Diplomática, para representar a mi  país internacionalmente, el amor a mi patria, mi conciencia y emoción social así me lo exigían. La Academia Diplomática del Perú, pedía como requisitos para postular…

 

Tener un alto grado del conocimiento de la Etiqueta Social y Protocolo.

Hablar más de dos idiomas, aparte del idioma Español

Haber leído más de cincuenta autores

Haber terminado el Segundo año de derecho.

 

Para realizar mis sueños postulé a la Universidad Católica (privada) San Martín de Porres, ingresando en el año 1980. Desafortunadamente dos años después fallece mi padre a los 45 años en 1982 dejando a mi madre sola ante una numerosa y hermosa familia a los que amo profundamente, y que fueron mi fuerza para seguir  adelante, aunque se vieron interrumpidos mis sueños con respecto a  la carrera diplomática, pero continué  la carrera de Derecho y Ciencias Políticas, para poder continuar mis estudios  y mantener  todas mis responsabilidades como hermana mayor, me dí a la tarea de impartir clases a los cadetes de las escuelas militares de la Fuerza Aérea del Perú, a los de la Marina y a cadetes de la escuela de policía .

Participé como anfitriona en varios eventos nacionales e internacionales para el gobierno del Perú, entre ellos con el alcalde de Lima y también para el Miss Universo que tuvo lugar en Perú.

Fui instructora de muchos de los miembros del poder judicial y anfitriona de eventos sociales para el presidente de la Corte suprema, quien también fue uno de mis mejores catedráticos en la Universidad.

Terminé mis estudios graduándome en Derecho y Ciencias Políticas en el año 1986.

He trabajado en Brasil en la ciudad de Sao Paulo y en Río de Janeiro, trabajé como modelo en el hermoso país del Ecuador, en Guayaquil y Quito, haciendo campañas completas de publicidad para cine, radio, prensa y televisión. También fui contratada para trabajar como modelo en Italia, en la bella ciudad de Roma.

Al llegar a la ciudad de Miami, me di cuenta que aquí podía compartir mis conocimientos con muchas personas, especialmente con la juventud que tanto lo necesita. Es por eso que doy clases particulares de Etiqueta Social y Modelaje  a señoritas del Miami Dade College  y de la Universidad de Miami.

Doy clases privadas a grupos de niñas, que son mis favoritas, aunque también enseño a grupos de niños, todos ellos son “mis semillitas”, porque se encargaran de propagar mis enseñanzas, comenzando desde sus compañeros de escuela hasta muchos adultos que también lo necesiten.

A la mujer luchadora que trabaja para sacar adelante a sus hijos, pero que tiene deseos de superación, para ser mejores personas, con dignidad y con éxitos y ¿porque no? con elegancia y refinamiento para poder educar mejor a sus hijos.

A los chicos y chicas, elevando su autoestima y su imagen, ayudándoles a pasar la dura etapa de la adolescencia, a escoger  un mejor destino y no un camino de errores y derrotas, antes de tiempo, para que en un futuro se sientan seguros de si mismos y puedan alcanzar  el éxito en sus vidas.

 

Nada me hace mas feliz, que saber que con mis enseñanzas les puedo cambiar la vida a tanta gente que lo necesita, sobre todo a  los jóvenes que están en peligro social por falta de conocimiento…les enseño como pueden  acabar su vida si no respetan las leyes, si manejan a alta  velocidad, o si no respetan las leyes del Tránsito, en la tragedia que se puede convertir su vida y las de su familia o la de los demás si atropellan a alguien por manejar bajo la influencia de el alcohol. La importancia que tiene el estudiar, el aprender, para que no pierdan la oportunidad que les brinda este país para conquistar un futuro mejor logrando de esta única manera el bienestar propio y el de su familia. Que vivir en armonía con respeto y amor al prójimo es bello y cuales son las cosas que no se deben y que al hacerlas terminarían en la cárcel o muertos, el amor a Dios, los principios fundamentales que deben regir nuestra vida, para ser ciudadanos de bien y hacer de esta, una sociedad mejor.

Me siento muy comprometida espiritualmente con esta juventud, la cual siento que me necesita por lo que doy clases gratuitas a jóvenes de bajos recursos en iglesias y otras instituciones.

El ser humano desde que nace forma parte de una sociedad, comenzamos aprendiendo todo lo que vemos, para luego proyectarlo en la sociedad en que vivimos en el transcurso de toda nuestra vida.

La diferencia de adquirir estos conocimientos a través de una serie de protocolos que se encuentran dentro de la Etiqueta Social, será la única vía que garantizará un éxito futuro en nuestras vidas personales y profesionales

En muchas ocasiones la vida me ha demostrado que se gana más dando que recibiendo, ya lo dijo la madre Teresa de Calcuta…”El que no vive para servir, no sirve para vivir”, sus palabras vivirán en mi para siempre.